Nutrición y Salud,  Trucos y Consejos

Las 11 maneras más efectivas y saludables de acelerar tu metabolismo

1 – Desarrolla tu musculatura

El hecho de incrementar tu masa muscular hace que tu cuerpo queme más energía. Para que te hagas una idea: cada 450 gramos extra de músculo pueden quemar unas 50 calorías adicionales, sin que tengas que realizar ningún esfuerzo extra. Esto no significa, ni mucho menos, que tengas que convertirte en un Schwarzenegger. No es necesario.

2 – Realiza intervalos de ejercicios de alta intensidad

Una manera de incrementar el número de calorías que quemas después de hacer ejercicio es incorporando intervalos de ejercicio de alta intensidad. Por ejemplo, después de correr (o ir en bicicleta) a un ritmo moderado durante 3 minutos, intercala  unos 30 segundos a todo ritmo. De esta forma podrás quemar de 100 a 200 calorías bastante después de haber hecho ejercicio, aunque estés sentada tranquilamente en el sofá de tu casa.

3 – Duerme las horas necesarias

Escatimar horas de sueño altera el metabolismo. Existe una relación entre la falta de sueño y la obesidad. Al parecer la limitación del sueño afecta a hormonas claves relacionadas con la regulación del apetito y del equilibrio de la energía: insulina, leptina y grelina.

Dormir bien es importante para perder peso (Foto de Kinga Cichewicz)

4 – Come a menudo

Come cada 2-3 horas. Cada vez que comes estimulas tu metabolismo por un periodo breve de tiempo. Cuanto más a menudo comas, más activado estará tu metabolismo. Deberías comer como mínimo unas 5 veces al día.

Comiendo cada 2-3 horas le estás diciendo a tu cuerpo «eh, no es necesario que hagas reservas de grasa, hay comida suficiente y no te morirás de hambre». Olvídate de saltarte el desayuno o la merienda y de comer cualquier cosa al mediodía. El hambre transmite un mensaje de alerta al metabolismo para que vaya más lento para no agotar las reservas de energía.

Estudios realizados por la universidad de Georgia (Georgia State University) demostraron que la gente que come cada 2-3 horas tiene menos grasa corporal y un metabolismo más rápido que aquellos que comen solo 2 o 3 veces al día.  Además, al comer más a menudo es muy probable que tengas menos hambre en las comidas principales y, por lo tanto, comas menos cantidad.

¡Atención con este punto! Es superimportante que leas el punto que viene a continuación, porque no puedes comer cualquier cosa. Debes comer adecuadamente o en lugar de perder peso lo ganarás.

5 – Come bien

Comer cada 2-3 horas no significa que puedas comer cualquier cosa, ni grandes cantidades. Se trata de comer bien y moderadamente. Buenas opciones son los vegetales y las proteínas saludables (huevo, pollo, frutos secos). La proteína requiere una energía extra para digerirse y metabolizarse. De hecho, tu cuerpo quema el doble de calorías cuando digiere proteínas que cuando digiere carbohidratos.

Una de las mejores maneras de acelerar el metabolismo es aumentando el consumo de comidas ricas en fibra como los vegetales, los cereales o las legumbres. La fibra alimentaria es resistente a la digestión, pero tu cuerpo intenta descomponerla de todas formas, utilizando energía y acelerando el metabolismo. Además, los vegetales son bajos en calorías y tienen una gran cantidad de nutrientes. Ideales para ayudarte en tu pérdida de peso.

Otra opción es comer una pequeña cantidad de pistachos, que contienen proteínas y ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a quemar grasa, y orejones que aportan fibra.

Es importante hacer ejercicio regularmente (Foto de bruce mars)

6 – Cuidado con la temperatura

El aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno pueden afectar a nuestro peso. Me explico. Si nos mantenemos constantemente dentro de  un ambiente confortable reducimos la energía que deberíamos gastar para mantenernos calientes en invierno y frescos en verano.

Esto tiene que ver con la grasa parda o marrón, que, curiosamente, quema calorías y adelgaza. La exposición a temperaturas bajas moderadas sirve para activar la grasa parda. Cuando esta grasa buena se pone en funcionamiento consume calorías.

7 – Muévete, muévete, muévete

El sedentarismo es fatal para tu salud y para perder peso. La falta de ejercicio reduce la masa muscular que es sustituida por grasa, un tejido que metabólicamente es mucho menos activo. Además, cuanto menos actividad física realizas, menos energía necesitas y menos calorías quemas.

Los trabajos de oficina y la televisión  hacen que nos movamos mucho menos, lo que repercute negativamente en nuestros esfuerzos para perder peso. Por eso, haz todo lo posible por moverte más de lo que te mueves: sube por las escaleras en lugar de utilizar siempre el ascensor, si puedes hacer tus encargos a pie, no cojas el coche, da una vuelta después de comer, baja del autobús o del metro una parada antes.

8 – Ácidos grasos Omega 3

Los ácidos grasos omega 3 que se encuentran principalmente en la grasa del pescado azul, pueden aumentar drásticamente el metabolismo (en unas 400 calorías diarias), según un estudio realizado por la Universidad Western Ontario.

9 – Introduce estos  ingredientes en tu alimentación

El té verde tiene un componente  llamado ECGC que acelera el metabolismo. Según un estudio publicado en el ‘American Journal of Clinical Nutrition’ tomar tres tazas de té verde al día incrementa la tasa metabólica en un 4% y reduce la proporción de grasas.

Las especias y condimentos (pimienta, canela, jengibre, ajo, clavo, mostaza, chile) aumentan la termogénesis, la capacidad del cuerpo para aumentar su temperatura, y por lo tanto, activan el metabolismo. Esto es debido a la presencia de la capsaicina y otros compuestos que pueden aumentar el gasto energético de la digestión un 23% y favorecen la combustión de las grasas.

La cafeína también estimula el metabolismo. Es mejor tomar el café solo para no aumentar la carga calórica ni reducir su poder antioxidante.

10 – Bebe agua

Tu cuerpo necesita agua para procesar las calorías. Si estás deshidratada tu metabolismo se ralentiza. En un estudio se mostraba  como los adultos que habían bebido ocho vasos de agua o más diarios habían quemado más calorías que aquellos que solo habían bebido cuatro vasos.

11 – Evita las dietas de choque o estrictas

Evita el tipo de dieta en las que debes ingerir menos de 1.000 calorías diarias. Estas dietas son desastrosas si lo que estás intentando hacer es acelerar tu metabolismo. Una gran parte del peso que pierdes en estas dietas proviene del músculo. A menos músculo, más ralentización del metabolismo y, como resultado, un cuerpo que quema menos calorías de las que quemaba antes de la dieta.

Si quieres activar tu metabolismo empieza desde hoy a poner en práctica estas 11 maneras de acelerar tu metabolismo, no solo te ayudarán en tus esfuerzos por bajar de peso sino que además repercutirán muy positivamente en tu salud y bienestar.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.